Etiquetas

,

Pride

Sigo fiel al cine inglés y “Pride” no me ha defraudado.

Esta historia real sobre un grupo de lesbianas y gays que decidió apoyar la huelga de los mineros británicos contra Margaret Tacher (1984), no tiene desperdicio. Los perfiles de los personajes son excelentes, el encontronazo entre dos grupos humanos tan dispares como el LGSM (Lesbians and Gays Support the Miners)  y la comunidad de un pequeño pueblo minero galés, ofrece los momentos más divertidos, los más emotivos y los más tristes también. Y el abordaje de temas como el SIDA es natural y repetuoso.

La estupenda interpretación de actores reconocidos como Imelda Staunton (Hefina Headon) o Bill Nighy (Cliff), se complementa con los nuevos rostros de Ben Schnetzer (Marc Ashton, líder de LGSM) o George Mackay (Joe Cooper el inocente recién llegado),

Una película recomendable.

Anuncios