Etiquetas

nadandoEn los años ochenta el médico colombiano Jorge Carvajal emprendió un proyecto para integrar las medicinas llamadas alternativas con la  medicina convencional. En una primera fase surgió la Bionenergética, una concepción de la energía, del campo energético humano y de su tratamiento con campos magnéticos, color, sonido, etc. Años después desarrolló la Biocibernética, una ciencia que aplica los sistemas de información a la vida. Y de la fusión de Bioenergética y Biocibernética surgió la Sintergética, definida por su creador como una medicina de síntesis, con la que se propone integrar lo mejor de las medicinas y terapéuticas existentes.

La definición de la Sintergética es más farragosa y técnica de lo que resulta su práctica. Se trata de una medicina con conciencia, que va más allá de la medicina del cuerpo. Dentro de la sanación y del proceso terapéutico incluye la posibilidad el despertar el proceso sanador que hay en cada médico, pero también en cada paciente, en lo que se llama el sistema de sanación natural que cada uno de nosotros trae incorporado.

por los caminos de la bioenergética

En mi biblioteca tengo un libro de Jorge Carvajal “Por los caminos de la Bioenergética. Un arte de curar”.

Es un libro interesante porque, además de desarrollar de un modo sencillo los aspectos de la enfermedad  y el significado de la Bioenergética, incluye un apéndice con la relación de las principales terapias complementarias, con una explicación escueta y clara de cada una de ellas.

Transcribo los dos primeros párrafos de la segunda parte, titulada “La Bioenergética en la práctica clínica”:

“Tenemos, como humanidad, una gran empresa que emprender aún: la de una medicina al alcance de todos, médicos, pacientes, pueblos y culturas; un arte terapéutico que, además de sanar el cuerpo, nos ayude a encontrar un sentido de existir; una ciencia de vivir que trascienda la lucha por la supervivencia; un arte de morir que nos libere del temor.

Cualquiera que sea su denominación -ciencia, filosofía o religión- la terapéutica es también el arte de vibrar con aquello que mueve el corazón y la mente humanos; necesitamos emprender la empresa de una medicina que pueda ver en las arterias del hombre un reflejo de los ríos de la Tierra; que pueda vislumbrar el devenir de la conciencia humana en ese mar de estrellas que allá arriba nos indican que quizá en el cerebro el universo entero se refleja.”

Anuncios