Etiquetas

,

el increible viaje del faquir

Este es un libro comprado en busca de una lectura distendida, de una sonrisa y de una aventura incongruente.

Lo encargué en una librería de contenidos comprometidos y literatura de “peso”. Fue una pequeña travesura, sólo por contemplar el rostro del serio  librero cuando no lo encontró disponible en la consulta que hizo en su ordenador y tuvo que tomar nota del encargo. Es una simpleza, lo se, pero me gusta reencontrarme de vez en cuando con esta faceta traviesa de otros tiempos, me gusta.

Lo interesante es que esta novela de humor es menos simple de lo esperado, más comprometida. El protagonista, sin perder su forma “primaria” de explicar cuanto va sucediéndole, tiene fogonazos que iluminan su mente y dan sentido y humanidad a sus peripecias.

Es un libro amable, que se lee con agilidad, y que tal y cómo está estructurado no me extrañaría verlo cualquier día de estos en una pantalla de cine.

Una de las opiniones de la contraportada ofrece una buena reseña: “Un cuento, una farsa, pero también una sátira del mundo moderno, que se lee entre carcajadas”.

Anuncios