2014-07-16 22.32.29Ayer llegó a mi correo electrónico la entrada de un blog que sigo junto con otros ventitantosmil internautas. Es un blog que recopila entradas de otros blogs, de contenidos variopintos, ninguno convencional, y que, según mi opinión, es bastante tendencioso.

Pues bien, con esa entrada me han tocado la fibra sensible.

Desde que en los medios de comunicación, esos que no sigo de forma totalmente deliberada, saltó la noticia sobre la “epidemia” de virus Ebola, he atendido consultas de viajeros que tenían que desplazarse al continente africano y que me preguntaban, desde preocupados hasta francamente angustiados, sobre el riesgo que suponía su viaje. Que el país de destino estuviera ubicado a muchos kilómetros de las zonas afectadas no era criterio suficiente, se sentían desvalidos a la hora de calibrar la situación y pedían ayuda.

Paciencia no me falta, pero  estas situaciones me sacan de mis casillas porque el alarmismo propiciado por la información sesgada manipula emocionalmente a la población. Con un exceso de datos parciales y una carencia absoluta de criterios coherentes, quienes debieran ofrecernos la tranquilidad de considerarnos bien informados pulsan los detonantes del miedo, ese miedo que todos sentimos ante lo que no podemos controlar y consideramos un riesgo mortal.

Quién o porqué se hace esto se puede explicar con un grado mayor o menor de paranoia, tal y como lo comenta la autora de la entrada, que declara ser una experta en marketing… Son preguntas cuyas respuestas, sinceramente, me interesan poco, en la certeza de que conocer la verdad es un objetivo muy difícil de alcanzar.

Después de ejercitar mi derecho a la pataleta, dejo aquí el enlace con el blog de origen

http://of-life-and-else.weebly.com/blog-espantildeol/me-llaman-conspiranoica

Anuncios