El fort

El Fort

En mi escapada a Girona, el fin de semana pasado, el primer restaurante que visité fué un local muy especial, un restaurante llamado El Fort, en Ullastret.

http://www.hotelelfort.cat/restaurant/es/index.html

Junto con la carta nos entregaron una hoja que transcibo parcialmente y que responde a la pregunta que da nombre a esta entrada:

“Acabas de llegar a un restaurante Km0 de Slow Food… sabes qué quiere decir?
Pues que en nuestro restaurante se cocinan platos Km0 en los que priorizamos la agricultura cercana y ecológica, empleamos alimentos de temporada, evitamos el uso de transgénicos, recuperamos productos del Arca del Gusto y los Baluartes de Solw Food, y cocinamos pescado capturado de forma sostenible.
Cocinamos desde el corazón y trabajamos con alimentos de máxima calidad compartiendo nuestro conocimiento con otros restaurantes Km0 para mejorar el vínculo entre la tierra y la gastronomía local. Nos gusta cocinar, y nos gusta que nuestros clientes reciban en la mesa lo que nosotros amamos a la cocina.

¿Qué es Solw Food?
Slow Food es una asociación eco-gastronómica sin ánimo de lucro fundada en Italia en 1989 y que actualmente se encuentra representada en 122 paises diferentes. Nace para fomentar una cultura gastronómica basada en los alimentos buenos, limpios y justos. Los cocineros de Solw Food nos hemos unido con la red mundial Terra Madre para crear un modelo alternativo de producción y consumo de alimentos. Trabajamos con el campesinado cercano y ofrecemos la máxima calidad a nuestros clientes.

¿Qué es un plato Km0?
Un plato es considerado Km0 cuando la mayor parte de los ingredientes que lo componen se compran directamente a los agricultores locales situados a menos de 100 km. Deben ser mayoritariamente ecológicos o pertenecer al Arca del Gusto o a un Baluarte de Slow Food. No se permite el uso de alimentos transgéncos, ni de pescado en peligro de extinción.”

Para más información

http://slowfood.es/

Cuinem amb el cor

Passió

Passió

 

Comimos tranquilamente bajo la sombra de una morera, escuchando música relajada. El sabor de los platos y el cuidado en su presentación tuvieron un complemento perfecto en el vino.

Tras los postres, tuvimos el placer de conversar con Lola Puig, la artífice de El Fort, una mujer exquisita con objetivos muy claros.

Tengo que reconocer que mi primera comida en el Ampurdán será difícil de olvidar.

Anuncios