Etiquetas

,

 

bestias del sur salvaje criticaHace un par de domingos mi hija me ofreció ver una película del año 2012. Me dijo que era un largometraje de esos que no puedes ver con cualquiera, de ritmo lento y con la fuerza de la imaginación de una niña de seis años.

La historia nos presenta a la pequeña Hushpuppy, que vive con su padre en una zona pantanosa del Misisipi llamada “La Bañera”, refugio de inconformistas y desheradados, miembros todos de una comunidad dispersa y atípica que, sin embargo, se une para enfrentarse a las adversidades.

La cadencia de pensamientos de la niña rompe fotograma a fotograma las expectativas de una película convencional, en un homenaje a la capacidad de supervivencia, a la fuerza de la naturaleza y al latido de la vida:

Todo el universo depende de que todo encaje correctamente. Si una pieza se rompe, por muy pequeña que sea, el universo completo se romperá.

Cuando la película terminó mi hija se volvió hacia mi y me encontró con un pañuelo en la mano y lagrimones en los ojos.  Después he descubierto que recibió el gran premio del jurado en el festival de Sundance 2012, y que ha sido el debut de su director, Benh Zeitlin.

Una preciosa película.

Anuncios