Etiquetas

,

 

Anuncio-PostConciertoFB

El pasado fin de semana, en el Baluarte de Pamplona, se representó Carmina Burana de Carl Orff.

Desde el momento en que compramos las entradas, muchas semanas atrás, mi estado había sido de total expectación, pero por motivos contradictorios.

El inicio de la obra, que habla de la Fortuna “variable como la luna”, con la potencia de sus coros, los timbales y el metal, siempre me ha gustado. Es la parte más conocida  y escucharla en directo me atraía mucho.

Por otro lado un amigo melómano me había aconsejado rotundamente el no ir a verla, por considerarla una obra muy poco atrayente y aburrida.

Y desde hace muchos años en mi cuenta de “pendientes ” , estaba ver un espectáculo de La Fura dels Baus.

El resumen de la obra redactado en el programa  es el siguiente:

“El original Carmina Burana es una colección de poemas de los siglos XII y XIII, que se han conservado en un único códice encontrado en 1803 pof Johann Christoph von Aretin en la abadía de Benediktbeuern, en Baviera, y que actualmente se conservan en la Biblioteca Estatal de Baviera en Munich. El códice recoge un total de 300 poemas, escritos en su mayoría en latín, alemán y francés. En estos poemas se ensalza el placer por vivir y el interés por los placeres terrenales, por el amor carnal y por el goce de la naturaleza, siempre con una mirada crítica y satírica hacia los estamentos sociales y eclesiásticos de la época.

Carl Orff compuso su Carmina Burana entre 1935 y 1936, y se basó en 24 poemas del códice original. El título original de la obra Carmina Burana: Cantiones profanae cantoribus et choris cantandae comitantibus instrumentis alque imaginibus magicis (Canciones de Beuern: canciones seculares para cantantes y coros para ser cantadas con instrumentos e imágenes mágicas) es el punto de partida  del espectáculo que La Fura dels Baus ha creado.

Tras 30 años de trayectoria, Carlus Padrissa, miembro fundador de La Fura dels Baus, ha concebido un Carmina Burana trepidante donde el espectador, a través de impactantes escenas, efectos especiales e incluso fragancias primaverales, se sumerge de lleno en el universo de La Fura dels Baus. Sobre el escenario, un gran cilindro de diez metros de diámetro envuelve literalmente a la Orquesta, mientras unas imágenes proyectadas sobre él ilustran toda la obra de principio a fin. Una luna gigante, el deshielo, cascadas de agua, un éxtasis floral, una vendimia en directo, vino, agua y fuego… El Carmina Burana de la Fura dels Baus es un espectáculo sensorial, musical y teatral, vital y enérgico, que ya ha sido visto por más de 75.000 espectadores por toda Europa y Sudamérica.”

Y realmente tienen razón, la puesta en escena es colosal. Recomendable, muy recomendable.

Anuncios