Etiquetas

,

Vivir_es_facil_con_los_ojos_cerrados

Una película que combina los Beatles, los años sesenta, la maravillosa luz de Almería y el insuperable Javier Cámara tiene bastantes razones para resultar tentadora.

Los seis premios Goya son un aliciente añadido, pero no fundamental.

Y que se trate de una historia real llevada a la gran pantalla por David Trueba completa las razones para ir a verla.

El título de la película es una frase, “living  is easy with eyes closed”, de  la canción escrita por John Lennon  “Strawberry fields forever”. Esta es una canción nostálgica, que recuerda los años de infancia en los que el beatle vivió en Liverpool. “Strawberry Field” era el nombre de un orfanato del Ejército de Salvación cercano a su casa, donde jugaba con sus amigos. Lennon comenzó a escribir la canción en Almería, durante la grabación de la película “How I won the war” de Richard Lester (1966).  En el contexto de la historia es una frase con muchos significados, desde el más evidente hasta el más crítico con la historia del pais en aquella década. A lo largo del metraje hay muchos giños en este sentido, interesantes de descubrir.

El peregrinaje hacia Almería, por las carreteras nacionales de aquellos años en un coche que hoy resulta impensable, de un pofesor de inglés necesitado de cariño y dos jovenes que huyen de sus problemas, es una epopeya que se reafirma en el “hotel” en el que se hospedan y los personajes que allí conocen.

Una película no excesivamente melancólica, que rescata un mundo en el que vivir era más confiado, pero no más sencillo, y que merece la pena ver.

Y un grito de guerra: ¡Help!

Anuncios