Etiquetas

,

A-proposito-de-Llewyn-DavisDesde hace unas semanas, ya está en la pantalla grande la nueva película de los hermanos Coen.

Entrar en la sala de un cine de forma incondicional, por un director, o directores como en este caso, puede ser una elección peligrosa, lo reconozco, pero… ¡me gustan los Coen!. Además, después de perder tiempo y dinero viendo a Di Caprio en “El lobo de Wall Street”, esta película ha calmado a la cinéfila que hay en mí.

Esta es la historia de un cantante de folk  en Estados Unidos, en el Greenwich Village de Nueva York para más señas, a comienzos de los años sesenta.

Llewyn Davis no es un romántico, ni un músico loco. Es un buen músico, apasionado de su guitarra, pero que conduce desastrosamente su vida. No puede arrancarse la amargura por la pérdida de su compañero musical, y rehuye cualquier  compromiso. Todo lo que se cruza en su vida lo deja atrás, las oportunidades pasan a su lado y se pierden en la lejanía, como la panorámica de la carretera vista desde el interior de un coche, que tanto asocio con los Coen.

Una película de distancias cortas, con argumento circular y momentos antológicos, como el trayecto hasta Chicago con el personaje de John Goodman en el asiento de atrás…

Y sobre todo la música, una banda sonora excelente, con una buena interpretación musical del actor protagonista, Oscar Isaac.

A la hora de escribir esta entrada he consultado, como siempre, diferentes páginas de cine. En una de ellas he encontrado un vídeo con poco más de un minuto de película, doblada al castellano…. y mi mejor recomendación es verla en versión original subtitulada, ¡no hay comparación!.

Anuncios