Etiquetas

pincelada negra con marco

La sala es pequeña, fuera hace frío y es de noche. En el aire suena un chirrido de cigarra que no termina, olor a tinta y sudor. Pocas palabras, no son necesarias, el artista está centrado en su obra. Ahora que ya ha conseguido perfilar su diseño, ahora que sabe que ya no hay marcha atrás, se dedica a la vivencia pura de la creación. El dibujo aparece lentamente, inexorable, mágico. Él marca un trazo, se separa, contempla, deja transcurrir unos instantes… y se lanza con arrebato sobre su obra, para dar una nueva pincelada sobre el lienzo… mi piel.

Anuncios