Etiquetas

, ,

blue jasmine

Esta es la película de Woody Allen del año 2013.

En esta ocasión no derrocha el humor irónico al que nos tiene acostumbrados, no podemos ver su figura en la pantalla, ni en la historia se cuela un sólo toque de fantasía.

El guión  perfila con extrema nitidez los caracteres de los personajes, y desborda la pantalla con su rotunda humanidad: las esperanzas traicionadas, las  negación de la realidad, la eterna insatisfaccción que enfrenta lo que se desea con lo que ya se tiene, la rabia, el engaño, la violencia… pero también el valor de la honestidad, el amor fraterno y las emociones limpias en estado puro.

A destacar Cate Blanchett, que en su excelente interpretación, va distorsionanado poco a poco su discurso, creando su propia esfera de realidad. La imagen de Jasmine, sentada en un banco, hablando sola, es una imagen difícil de olvidar.

Y un detalle: será por la temática, será por el director, pero hace tiempo que no me veía rodeada por un público que asintiera con tanto afán a cada circunstancia vital de los protagonistas. Los silencios del abanico en la butaca de al lado, o la interrupción de los crujidos de las palomitas, unas butacas más allá, marcaban los puntos álgidos del film. Curioso, muy curioso.

Anuncios