Etiquetas

, ,

fresnoUno de los momentos de mayor serenidad y paz de este verano lo he vivido sentada bajo la sombra de un fresno, junto a las ruinas del pueblo de Ruesta.

Enhebrada entre sus ramas encontramos una llave…

El fresno es el árbol del mundo, llamado Yggdrasil en la mitología nórdica. Con sus tres ramas sostiene el cielo y sus frutos son las estrellas. Sus tres inmensas raíces lo sostienen y sustentan. La primera se hunde en el mundo subterráneo de los dioses, el Aesir, y bebe del agua de la inmortalidad, la fuente de Urd. Tres mujeres custodian esta fuente, las tres nornas, y rigen el destino de hombres y dioses. La segunda raíz bebe de la fuente de la que manan todas las aguas del mundo, la fuente de Hvergelmir. Y la tercera raíz se hunde en la fuente de la memoria y la sabiduría, Mimir, que está en la región de los gigantes de hielo, predecesores de la raza humana.

“Recuerdo los gigantes nacidos en la aurora de los tiempos, los que antaño me hicieron nacer.

Conozco nueve mundos, nueve dominios cubiertos por el árbol del mundo, ese árbol de sabia estructura que se hunde hasta las entrañas de la tierra…

Yo se que existe un fresno al que llaman Yggdrasil, la copa del árbol está bañada por blancos vapores de agua, de donde caen gotas de rocío al valle.

Se alza eternamente verde sobre la fuente de Urd.”

Völuspá (La profecía de la vidente) *

(*) Fragmento del poema más conocido de la colección “Edda poética”, escrita en nórdico antiguo y considerada como la mayor fuente existente de mitología escandinava.

Anuncios