Etiquetas

,

C_La marca del meridiano.indd

Para desengrasar de esta última etapa, un tanto “realista”, se ha colado en mi biblioteca el  último premio Planeta.

Es la primera vez que leo a Lorenzo Silva y la primera vez que veo actuar  a la pareja de guardias civiles protagonista: Rubén Bevilacqua (Vila) y Virginia Chamoro.

Esta es la séptima novela de una saga que comenzó en 1998 con El lejano pais de los estanques.

La trama se basa en la investigación del asesinato de un miembro de la benemérita, ya jubilado, y antiguo compañero del brigada protagonista.

La narración está salpicada de referencias a la realidad española: la crísis económica, los conflictos autonómicos, la corrupción, las redes sociales.

Y lo que más me ha sorprendido ha sido encontrarme, solapados con los momentos de acción, largos monólogos del protagonista. Son paréntesis de autoanálisis filosófico, que rompen el estereotipo inevitable sobre estos funcionarios públicos.

Una buena novela para las vacaciones de verano… ¡si es que el buen tiempo se decide a llegar!.

Anuncios