Etiquetas

,

Debut en EEUU del director coreano Park Chan-wook.

Stoker-cartelTrabajo impecable de los tres actores protagonistas, aunque en el caso de Mia Wasikowska va más allá de la interpretación, con una inquietante presencia en la pantalla.

El movimiento de la cámara  impide distanciarse del ambiente hipnótico que se crea con el paso de los minutos. Los  planos, la progresión de imágenes, el retorno a fotogramas anteriores, dan un sentido diferente a una historia  que avanza sinuosa pero inexorable.

Y aunque desconozco si ha sido uno de los objetivos del cineasta, el film está sembrado de referencias al cine clásico, tanto visuales como de argumento, y en especial al cine de Alfred Hitchcock…

Interesante película.

Anuncios