Etiquetas

IMG_8859

La Geobiología es la ciencia que estudia las relaciones entre la tierra -gea- y la vida -bios-, centrándose en el análisis de la calidad energética y vital del espacio habitado.

Con su contenido multidisciplinar, abarca conocimientos pertenecientes a ciencias tan variadas como la Astrofísica, la Geofísica, la Hidrología, la Biología, la Electrónica, la Medicina o la Arquitectura, y las vincula tanto a los conocimientos de la sabiduría tradicional como a  los resultados de las más recientes investigaciones científicas.

Sus actividades están encaminadas a lograr la mejor ubicación de los espacios habitados, con objeto de evitar las fuentes de contaminación artificial, provocadas por la actividad humana, así como las alteraciones geobiológicas del terreno.

Los fenómenos de contaminación artificial, eléctrica y electromagnética, están generados por líneas de alta tensión, redes eléctricas, transformadores, antenas de radio y telecomunicaciones,  así como por instalaciones eléctricas domésticas y electrodomésticos.

Las alteraciones procedentes del subsuelo terrestre, también llamadas telúricas o geofísicas, engloban los efectos causados por las corrientes de agua subterránea, fallas y fisuras,  masas minerales ferromagnéticas causantes de alteraciones del campo magnético terrestre, líneas Hartmann, líneas Curry, etc.

En los estudios de Biohabitabilidad todos estos elementos se identifican, analizan y valoran mediante prospecciones geobiológicas, con el fin de conseguir que una casa sea sana para sus moradores y para su entorno.

Las prospecciones geobiológicas tienen dos aspectos: las mediciones ambientales con equipos electrónicos y las mediciones basadas en la sensibilidad personal o radiestesia.

La definición de radiestesia del diccionario de la Real Academia Española es:

radiestesia.

(De radio- y el gr. αἴσθησις, sensibilidad).

1. f. Sensibilidad especial para captar ciertas radiaciones, utilizada por los zahoríes para descubrir manantiales subterráneos, venas metalíferas, etc.

Yves Rocard (1903-1992) fué el primer científico moderno que decidió investigar, según los cánones científicos más ortodoxos, la radiestesia aplicada a la búsqueda de agua. Su tesis para explicar el fenómeno radiestésico se resume en tres puntos:

–  Las corrientes de agua subterránea y otras alteraciones geológicas crean perturbaciones en el campo magnético terrestre. Cuanto mayor sea la profundidad de las corrientes mayor será la perturbación magnética.

– Los seres humanos poseen sensores magnéticos capaces de detectar variaciones del campo magnético, aunque éstas sean muy leves, del orden de los miligauss.

– Las varillas radiestésicas amplifican los movimientos neuromusculares provocados por la perturbación magnética.

IMG_8934

El pasado fin de semana he tenido la suerte y el placer de asistir a un curso de geobiología impartido por Javier Petralanda. Su modo de enseñar y de darle un sentido a todo cuanto he tratado de explicar, como principiante en el mundo de la Geobiología, puede resumirse en un párrafo de la introdución de su libro “Radiestesia y Geobiología. Práctica de la sensibilidad personal” :

Cuando se trata de la salud y de la vida, las visiones parciales no conducen a ninguna parte. Lo orgánico y lo inorgánico son cualitativamente diferentes. Las leyes que rigen el funcionamiento del mundo inorgánico no pueden de ninguna de las maneras explicar el funcionamiento de lo orgánico y, por lo tanto, tampoco pueden explicar lo que es la vida. La salud y la vida se resisten a ser analizados o interpretados en términos exclusivos de razón y funcionamiento mecánico, no pueden ser objeto de laboratorio. Aún no hemos aprendido que la Naturaleza y la Vida no admiten imposiciones. Hay algo que escapa a esos análisis mecanicistas, quizás lo más importante y fundamental; aquello que nos conecta con el Misterio, con ese elemento sutil e inexplicable para la razón ante el cual sólo cabe estar presente con agradecimiento y admiración, abriéndose a sus dictados con el máximo respeto y humildad.

La Radiestesia y la Geobiología implican, por lo tanto, la creación de puentes de comunicación y empatía cómplice con nosotros mismos y con la vida. Ellas nos enseñan a resonar con la Madre Tierra y a entender su lenguaje. En definitiva, ellas nos permitirán descubrir las condiciones apropiadas para que la Naturaleza y el entorno se expresen.

Para más información

http://petralanda.blogspot.com.es/

Anuncios