Etiquetas

el pájaro de los muertos

La pasada semana, mientras esperaba el comienzo del espectáculo del Komando Klun, me acerqué hasta unas mesas colocadas en el bar del auzotegi. Sobre ellas estaban desparramados unos cuantos libros.

La colección era inconexa,  como sucede cuando se reunen libros de segunda mano, esos volúmenes que prefieres regalar porque  no los vas a volver a leer, o tal vez ni siquiera hayas leído, pero prefieres evitar  que mueran lentamente en las estanterías.

Y encontré esta novela.

Una bonita manera de encontrar un relato tan hermoso como éste.

Todo amante de los libros conoce esa chispa de certeza, cuando un libro desconocido cae en sus manos, por la que sabe que no puede volver a casa sin él.  Son los pensamientos de un adicto ¿verdad?.

La sinopsis de la contraportada dice así:

Siguiendo los pasos de Orwell, Perrault o el mismo Kafka, el autor recurre a la aparente insignificancia de una pequeña ave, una corneja, para describir con astucia y ternura el camino iniciático a la vida en un entorno confuso, brindándonos una hermosa fábula de gran calidad literaria.

El nacimiento del insólito protagonista, marcado por una violenta tormenta, da comienzo a una angustiosa lucha por la supervivencia. La separación de los suyos, la soledad y la difícil adaptación a los humanos son los episodios que, narrados en primera persona, hacen dudar al lector de si quien habla es un ave o un hombre que reflexiona, desde la distancia, sobre la convivencia y la constante necesidad de adaptación.

Anuncios