Etiquetas

,

Las Orcadas es un archipiélago de setenta islas situado al Norte de Escocia, allí donde se encuentran el Mar del Norte y el Océano Atlántico.

La isla más grande se llama Mainland. En ella reside el 75% de la población, y acoge las dos principales ciudades del archipiélago: Stromness y Kirkwall, la capital.

Mainland - Orkney

Los paisajes de Mainland son colinas que ondulan hasta el mar, salpicadas por granjas de tejados grises. No hay árboles en el horizonte, solo algún que otro aerogenerador, girando incansable contra el viento.

Por sus territorios han pasado pictos, escotos (tribus celtas irlandesas que invadieron Caledonia , actual Escocia, a finales del s.V, dando su nombre al país), normandos y vikingos. Desde el s. XV forman parte del Reino de Escocia, aunque los orcadianos no opinen lo mismo.

La carretera que atraviesa el corazón de la isla, de este a oeste, conecta Kirkwall con Stormness, y pasa muy cerca de los dos lagos principales: Harray Loch y Stenness Loch. En sus riberas meridionales se encuentran los principales enclaves de un tesoro que emerge desde las nieblas del pasado.

Brodgar_woodcut

En 1999 la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad al conjunto arqueológico constituido por las Piedras de Stenness (Standing Stones of Stenness), el anillo de Brodgar (Ring of Brodgar), el túmulo de Maeshowe (Maeshowe cairn) y el asentamiento de Skara Brae. Y lo denominó Corazón Neolítico de Orcadas (Heart of Neolithic Orkney).

 

Las Piedras de Stenness (Rocas de Stenness)

Piedras de Stenness

El círculo de rocas de Stenness estuvo formado por doce megalitos, con un máximo de 6 metros de altura, colocados en una elipse de 32 metros de diámetro. Hoy solo quedan cuatro. Se calcula que este monumento data del año 3.100 a.C. lo que le convierte en uno de los círculos de piedras más antiguos de Gran Bretaña.

En su punto central todavía puede verse una superficie rectangular, bordeada por cuatro losas, donde se encontraron fragmentos de cerámica, carbón vegetal y  restos de huesos incinerados. Muy cerca de este punto hay dos piedras. una al lado de la otra, y junto a ellas una tercera más grande, en el suelo y colocada boca abajo. Estas piedras son las que quedan de un polémico dolmen o altar, que fue derribado en 1972.

Rodeado por un foso con terraplén, de 2 metros de profundidad y 7 metros de anchura, el círculo de piedras de Stenness tiene su única entrada orientada hacia el norte. Esta entrada está alineada con un asentamiento neolítico cercano, a orillas del lago Harray, llamado Barnhouse Village. El edificio más grande de este asentamiento tuvo una habitación de unos 7 m2, con paredes de 3 metros de grosor y una entrada orientada al noroeste, de forma que la luz durante el solsticio de verano atravesaba el corredor de entrada.

El círculo de piedras de Stenness se ha llamado popularmente “el templo de la Luna”.

En las proximidades de las piedras de Stenness se encuentran otros megalitos : la piedra Vigía (Wachtstone) que, con sus 5,6 metros de altura, señala el camino que une el círculo de Stenness con el anillo de Brodgar; la piedra Barnhouse alineada con la entrada del túmulo de Maeshowe; y la  piedra de Odin, a la que tradicionalmente se acudía para pedir salud;  en ella también se apalabraban los acuerdos de pesca y se formalizaban los matrimonios, uniendo las manos a través del agujero de su base. Fue destruida por un granjero en 1814.

 

El anillo de Brodgar (Círculo de Brodgar)

Anillo de Brodgar (4)

Situado en una estrecha franja de tierra, llamada Ness o’Brodgar, que separa los lagos de Stenness y Harray, este círculo de piedras estuvo formado por sesenta megalitos, de los que hoy solo quedan veintisiete.

Con un diámetro de 104 metros, éste es el tercer círculo de piedras más grande del Reino Unido, después del de Avebury (Wiltshire) con 331,6 metros y el de Stanton Drew (Somerset) con 113 metros. Una curiosidad: el anillo de Brodgar tiene las mismas dimensiones que los dos círculos secundarios que hay dentro del círculo de Avebury.

Se cree que fue erigido entre los años 2.500 y 2.000 a.C. El centro del anillo nunca ha sido excavado, y está cubierto por una tupida alfombra de brezo.

Anillo de Brodgar (3)

Los megalitos del círculo de Brodgar son más pequeños que los de las Piedras de Stenness, con una altura que oscila entre 2,1 y 4,7 metros. Están rodeados por un foso con terraplén, de 3 metros de profundidad y 7 metros de anchura, con dos entradas, la del sudeste (1 metro de anchura), y la del noroeste (3,4 metros de anchura). El arqueólogo Colin Richards opina que tal vez se trate de una entrada y una salida.

La llegada al anillo de Brodgar desde el sudeste está señalada por un megalito, la piedra Cometa (Cometstone); por su ubicación se ha planteado la hipótesis de que formara parte de un camino ceremonial entre el anillo de Brodgar y las piedras de Stenness (junto con la piedra Vigía y la piedra de Odin). La procesión de Stenness a Brodgar sería un simbólico  viaje de la vida a la muerte.

El anillo de Brodgar se ha denominado popularmente “el templo del Sol”. Escuchar en silencio el sonido del viento, moviéndose entre sus piedras, es una experiencia totalmente recomendable.

En las proximidades del anillo se encuentran otros monumentos prehistóricos: el anillo de Bookan, al noroeste, también llamado popularmente “el templo de las estrellas” ; y varios montículos, entre los que destaca Salt Knowe, al sudoeste del anillo. Su perfil se recorta sobre el lago Stenness, que es de agua salada.

Salt Knowe junto al anillo de Brodgar

En el año 2003, en la franja de tierra llamada Ness o’Brodgar, situada entre las piedras de Stennes y el anillo de Brodgar, se inició una excavación de resultados sorprendentes. Salieron a la luz numerosos edificios de un gran asentamiento neolítico, y  entre ellos, en 2008, apareció una gran construcción que se describió como el “templo del Neolítico”. Rodeando el conjunto existía un gran muro de piedra, de 100 metros de longitud y 4 de anchura, que pudo ser la barrera simbólica entre el mundo cotidiano y el espacio ritual. En el año 2010 apareció también una piedra decorada con colores (rojo, naranja, amarillo). Este es el primer descubrimiento en Gran Bretaña que evidencia que los pueblos del Neolítico utilizaban colores para decorar sus edificios.

 

El túmulo de Maeshowe

Maeshowe

Considerado como la mayor proeza arquitectónica  del Neolítico Europeo, Maeshowe es la cámara funeraria más grande y mejor conservada de Orcadas.

El montículo, de 35 m de diámetro y 7 m de altura, está formado totalmente por piedras y barro. Su diseño y construcción se realizaron con detalle, las losas fueron agrupadas cuidadosamente, y rematadas por maestros canteros.

La cámara interior es un cuadrado de 4,5 metros de lado, y en cada esquina un ortostato refuerza la construcción, dando una sensación de espacio y solidez. La altura es de 6 metros pero se desconoce cómo fue el techo original. puesto que se destruyó en la excavación de 1861. En cada muro hay una celda, tres en total; estaban selladas con una piedra, que ahora está en el suelo del lugar. El techo de cada celda estaba formado por una enorme losa horizontal, que pesa unas treinta toneladas y ha resistido el paso de lo siglos.

El pasaje de entrada, con 14,5 metros de longitud y 1,4 metros de alto, está formado también por grandes losas. Cuando se abrió en la excavación de 1861, el  túmulo estaba vacío, a excepción de un cráneo humano y algunos huesos de caballo. No hay que olvidar que en el siglo XII los vikingos hicieron incursiones en Orcadas, como lo atestiguan los “graffitis” de runas que hay tallados en las losas del interior del túmulo.

Maeshowe (2)

Maeshowe está rodeado por un foso con terraplén, y la turba del estrato inferior se ha datado del año 2.750 a.C., lo que lo hace contemporáneo de las Piedras de Stenness y Skara Brae.

Con su puerta de entrada orientada hacia el oeste, desde la mitad del mes de Noviembre hasta la mitad del mes de Enero, el sol del atardecer ilumina el interior de la cámara. En el atardecer del solsticio de invierno, los últimos rayos del sol atraviesan el pasaje de entrada de Maeshowe, iluminando directamente la pared del fondo.

Hay muchos datos complementarios que hacen pensar que el túmulo de Maeshowe fue algo más que un monumento funerario.

La visita a Maeshowe es programada, y nosotros tuvimos la suerte de disfrutar de los conocimientos, la sabiduría y el  buen humor de Moira, nuestra guía.

 

Skara Brae

Skara Brae (1)

Para visitar el último de los emplazamientos del Corazón Neolítico de Orcadas, es necesario desplazarse unos kilómetros hacia el noroeste, y llegar hasta las orillas de la Bahía de Skaill (Sandwick).

Desde el Centro de Visitantes se accede a una exposición y a la reconstrucción de una de las diez casas (nº 7) del poblado. Al salir de esta zona comienza un viaje en el tiempo. Recorriendo un camino asfaltado se retroceden 5.000 años, dejando atrás hitos de la historia como la revolución francesa, la construcción de la Gran Muralla China o las Pirámides de Egipto. Y así se llega al asentamiento de Skara Brae.

La historia del yacimiento arqueológico comienza con las terribles tormentas que azotaron la costa de Skaill en 1850. La fuerza de la marea dejó al descubierto las ruinas de Skara Brae. Sin embargo, ya era conocida la existencia de “catacumbas en las colinas de Skaill” cien años antes. La primera excavación se inició en 1860, pero los trabajos no avanzaron hasta que en 1925 se hizo cargo de ellos el estado.

El asentamiento  neolítico fue construido de forma subterránea, aprovechando los montículos existentes de arena y detritus (cenizas, conchas, huesos y otros desechos domésticos). Este método de construcción y la existencia de una gran duna, hoy desaparecida y que lo separaba del mar, han sido los factores que protegieron el poblado frente al tiempo y la erosión.

La comunidad prehistórica lo ocupó durante unos seiscientos años, en dos etapas, y la primera data del año 3.500 a.C.

La planta de cada casa oscilaba entre 4 y 6 metros, con paredes de 2,4 metros de altura. El diseño es muy parecido en todas ellas: camas, aparadores de piedra, depósitos en el suelo, alacenas en las paredes y celdas anexas a la habitación principal.

Skara Brae (2)

En cada casa había un lugar central para la colocación del fuego, y una puerta que se abría al estrecho pasaje central, que comunicaba entre si todos los refugios. Un sistema de piedras alineadas servía para drenar el agua de lluvia y los desperdicios domésticos del poblado. Los techos debieron tener soportes de madera, recogida en la playa, o huesos de ballena, que se cubrían con pieles o césped.

Se hallaron muchos objetos: numerosas piedras redondas, tapas de vasijas, herramientas de hueso y piezas de joyería. También se encontraron cuatro objetos tallados, de probable uso ritual, similares a otros encontrados en Orkadas y otros lugares de Escocia.

El arte del neolítico aparece en muchos de los motivos tallados en las piedras de Skara Brae. Rombos, cruces y triángulos recuerdan vasijas e inscripciones procedentes de Brodgar, Barnhouse o Maeshowe.

En este video “A history of Britain” de la BBC, se habla de Skara Brae, MaesHowe, el anillo de Brodgar y otros monumentos megalíticos británicos como West Kennet Long Barrow, Avebury o Stonehenge.

Anuncios