Etiquetas

, ,

Los_miserables-cartel

Estaba claro que no iba a dejar que se me escapara esta versión del drama de Victor Hugo.

Su adaptación desde el musical era uno de los puntos más delicados, a priori; se había grabado a los actores en directo, y la pregunta era: ¿podrían Hugh Jackman o Russell Crowe mantener la tensión dramática mientras cantaban?.

La duración del film, 152 minutos, pudiera pasar desapercibida o ser un peso dificíl de sobrellevar…

Así que con todos esos interrogantes, y alguno más, el pasado domingo me escapé a ver “Los Miserables” de Tom Hooper .

Me gustó.

La  impresionante miseria del París del XIX se desborda en la pantalla, contrastando violentamente con la hermosa ciudad que ahora conocemos… y con nuestra manera de vivir.

La pobreza, la injusticia y la enfermedad como caldo de cultivo de situaciones límite en las que unos personajes se rinden y otros luchan enconadamente por seguir adelante, sea cual sea el final. Humanidad, humanidad escandalosa y dramática en cada escena, en cada decisión.

La música es el excelente aderezo de esta historia, aunque, para los poco duchos en el idioma inglés como yo,  algunas escenas se convierten en una carrera de relevos entre los subtítulos y las imágenes. Mi mejor puntuación para las voces de Anne Hathaway (Fantine) y Eddie Redmayne (Marius).

Mi recomendación: buscar las últimas filas de la sala de proyección. El movimiento de la cámara, según mi parecer, es lo más  criticable, y se lleva mejor desde la distancia.

Insuperables en su histrionismo Helena Bonham Carter y Shacha Baron Cohen, los impresentables, crueles pero divertidísimos Thenardier.

Russell Crowe en su línea habitual,  y la sorprendente y muy apreciable actuación de Hugh Jackman… lo sé, lo sé, ¡reconozco que no soy imparcial!.

En resumen: creo que merece la pena volver a verla.

Anuncios