La semana comenzó con un portazo y termina con un poema.

Es curiosa la vida…

Gracias

por las cosas que no dices

por la luz que nunca escondes

por los espacios que llenas

y tanto como respondes

que nunca nada te guardas

y nunca dejas de estar.

Esta pálida llama

que morirá de una brisa

sólo ésto te puedo dar.

Javier, un compañero de trabajo

Anuncios