Etiquetas

, ,

Otra vez Baricco.

“Escribí este texto para un actor, Eugenio Allegri, y un director, Gabriele Vacis. Con él montaron un espectáculo que se estrenó en el festival de Asti en Julio del presente año. No sé si esto es suficiente para decir que he escrito un texto teatral, pero lo dudo. Ahora que lo veo en forma de libro, me parece sobre todo un texto que se mantiene en vilo entre una auténtica puesta en escena y un relato para leer en voz alta. No creo que exista un nombre para textos de esta clase. De todos modos, poco importa. A mi me parece una historia hermosa que valía la pena contar. Y me gusta pensar que alguien la leerá.”

Alessandro Baricco, Septiembre de 1994

Cada noche, en el transatlántico Virginian, un extraordinario y enigmático músico llamado Novecento toca el piano. Con diez días de vida  fué abandonado  en una caja de cartón, sobre ese mismo piano, y nunca ha pisado tierra.

La voz de un trompetista, que subió al barco en busca de trabajo en Enero de 1927, nos cuenta en tercera persona la historia de Novecento, y vuelca en el relato su amor por la música:

“Tocábamos porque el océano es grande y da miedo,tocábamos para que la gente no notara el paso del tiempo, y se olvidara de dónde estaba, y de quién era. Tocábamos para hacer que bailaran, porque si bailas no puedes morir, y te sientes Dios. Y tocábamos ragtime, porque es la música con la que Dios baila cuando nadie lo ve.”

Un relato corto pero muy hermoso, de los que recomendaría a mi querido bloguero Maik.

Un complemento: en 1998 se estrenó la película La leggenda del pianista sull’oceano, dirigida por Giuseppe Tornatore, el director de Cinema Paradiso, y fué protagonizada por Tim Roth.

Anuncios