Etiquetas

,

El camino por el que  me ha llegado este libro ha sido curioso.

En muy contadas ocasiones he comprado un libro después de haber visto la película que se ha rodado a partir de él.

Y esta novela es una de esas excepciones.

Encontré “El arpa de hierba”(1995) hace tres o cuatro años, en el expositor de películas de segunda mano de un videoclub. Cada vez hay menos locales de estos, el hábito de “bajarse” las películas desde la red los ha diezmado como una epidemia.

Me pareció una película entrañable, amable, de las que permanecen en el recuerdo, sea cual sea su final.

En una tarde del invierno pasado la volví a ver, y apunté el diálogo que explica el título:

“- Escucha Collin, ¿lo oyes? – dijo Dolly-, es el arpa de hierba.

 – ¿Dónde?-respondió Collin-.

 – Ahí, en la hierba. Es un arpa de voces que cuenta historias. Sabe las de todo el mundo y cuando nos muramos también contará la nuestra.

– ¡Cariño!, ¿ya vuelves a oir a los muertos? -le reprochó cariñosamente Catherine-. No es más que el viento.

– El viento somos nosotros -contestó Dolly sin hacer caso del comentario de Catherine-, recoge y recuerda todas nuestras voces y luego las envía charlando entre los campos. Yo he oído a papá con claridad. “

Desde entonces estaba plantada la semilla para comprar este libro. No hace mucho lo  busqué en la página que utilizo para localizar títulos en internet y apareció como “descatalogado por el distribuidor”. La opción alternativa era comprarlo de segunda mano, una manera “virtual” de comprar libros que nunca había utilizado.

Mientras decidía si lo compraba o no, recordé una novela muy especial: “84, Charing Cross Road ”

http://lamesa9.wordpress.com/2008/10/03/84-charing-cross-road-helene-hanff/

Así que, después de una semana de espera, el paquete llegó a casa. Cuando lo abrí me encontré con una edición de 1991, de hojas amarillas y con la tapa completamente desprendida. La burbuja nostálgica del libro de Helene Hanff se desvaneció.

La anécdota de la compra queda atrás, porque el libro ha cumplido mis expectativas. Truman Capote tiene una manera de escribir que no es fácil de encontrar, y es un verdadero placer leerlo.

Recomendable.

Anuncios