Estoy de celebración.

Es increíble lo rápido que pasa el tiempo, ayer este blog cumplió un año.

Y sin embargo, aunque rápido, el tiempo también ha pasado con intensidad. Mis amigos dicen que es “culpa” mía, que me suceden muchas cosas porque no paro, porque no se quedarme quieta. Y tienen razón, pero la vida es intensa para todos, la cuestión es ponerse en su punto de mira.

Por estas “páginas” han desfilado mis opiniones sobre libros, películas, exposiciones, conciertos… pero también mis instantáneas del día a día, en ciento sesenta y dos entradas, nueve mil y pico visitas, ¡todo un año!.

Anuncios