Etiquetas

Dinan es una pequeña y coqueta villa medieval de la Bretaña francesa.

Sus rasgos identificativos son la magnífica muralla que la rodea y las calles adoquinadas con  fachadas en madera y piedra.

El encanto de la Edad Media se respira en las calles de Dinan, pero de modo especial cada dos años, en el mes de Julio…

Pero primero un poco de historia…

El origen del nombre Dinan se remonta a la noche de los tiempos… Parece proceder de la contracción de dos palabras celtas “Dunos” y “Ahna” , por lo que Dinan significaría “la colina de Ahna”, diosa muy venerada en toda Armorica, protectora de los vivos y guardiana de los muertos.

En el síglo IX d.c. una comunidad de monjes decidió instalarse al pie de una colina, en la ribera del río Rance, junto a una calzada romana y cerca de un antiguo “castrum”. En la misma época, sobre una colina aguas abajo, otros señores levantaron una fortaleza de madera para protegerse de sajones y normandos, un burgo en la encrucijada entre la via navegable del rio Rance y la vía terrestre Caen-Brest. 

En el siglo XI d.c. aquellos monjes fundaron un priorato benedictino y la aldea creció: había nacido Dinan.

En la actualidad,  encaramada a 75 m sobre el río Rance, Dinan puede enorgullecerse de poseer uno de los más  ricos  patrimonios  arquitectónicos de Bretaña y alza fieramente su corona de murallas  de 2.700 m de longitud, con sus 14 torres de defensa y vigía, sus cuatro puertas monumentales y un enorme torreón construido por el duque Juan IV.

Más información sobre Dinan en el enlace     http://www.dinan-tourisme.com/

En 1983, por iniciativa de la Sociedad de Amigos del Museo y la Biblioteca de Dinan, con la participación de la Oficina de Turismo y el apoyo de la municipalidad, se creó “La Fête des Remparts” o lo que es lo mismo “La Fiesta de las Murallas”. En Octubre de ese primer año se dedicó una jornada a realizar visitas guiadas a las torres y zonas privadas, que se abrieron por primera vez al público.

En 1985 nació verdaderamente “La Fiesta de las Murallas” , con animaciones por las calles de la villa y en 1987 se añadió el mercado medieval y el desfile. A partir de 1992 la frecuencia de la fiesta fué bienal y desde 1998 se fijó el penúltimo fin de semana de Julio para su celebración. La ciudad quedaba así abierta al público, que tendría que pagar para disfrutar de los espectáculos y animaciones celebrados al pie de las murallas, aunque para aquellos que fueran disfrazados la entrada sería gratuita…

Asi que para allá nos fuimos una cuadrilla de amigos…

La ciudad estaba inundada de gente que ocultaba la belleza de los edificios, pero el espectáculo surgía por todas partes…

en la calle…

en el mercado…

y por supuesto en las murallas…

Disfrutamos cuanto pudimos de la fiesta, comimos “galettes saucise”, que es una salchicha envuelta en una torta de trigo sarraceno, y bebimos la excelente sidra bretona que nos ayudó a sobrellevar el calor.

Dentro de dos años habrá que pensar en volver.

Más información sobre “La Fiesta de las Murallas” en el enlace  http://www.fete-remparts-dinan.com/

Anuncios