Etiquetas

Tengo una amiga tan apasionada por la lectura como yo. Estando juntas en la Feria del Libro de este año, ella compró  esta novela, la primera que había leído de Sándor Márai, y me la prestó.

La leí, se la devolví y me la compré.

Durante el mes de Julio este pequeño volumen ha recorrido conmigo casi cinco mil kilómetros, pero sólo ahora que he vuelto a  casa lo he terminado, de nuevo…

 

Sándor Márai nació en Hungría (actual Eslovaquia) a principios del siglo XX.  Tras la ocupación soviética  del país en 1944 su obra cayó en el olvido; el escritor estaba considerado como uno de los mejores escritores  centroeuropeos de la época , pero el gobierno comunista prohibió su obra, acusándolo de burgués.

En el  “El último encuentro” dos amigos se reencuentran después de cuarenta y un años. En una cena ambientada en la misma mansión donde se vieron  por última vez, los dos ancianos hablan de sus vidas, de la guerra, de la amistad que compatieron, de la soledad y del secreto no dicho que les separó.

Un ambiente intimista y decadente, con toques melancólicos, y una excelente narrativa descriptiva sin empalagos, enmarcan el diálogo entre los dos protagonistas.

El encuentro es esperado e inevitable, porque los secretos, como el que se interpone entre ellos, tienen una fuerza peculiar :

“Queman los tejidos de la vida, como unos rayos maléficos, pero también confieren una tensión, cierto calor a la vida, Te obligan a seguir viviendo. Mientras uno tenga algo que hacer en esta tierra se mantiene con vida”.

Yo diría que es una novela para leer en las largas tardes de invierno.

Anuncios