En la puerta de una librería singular, llamada “mequierovivir”, descubrí una frase manuscrita y pegada en el cristal:

“Tan bello era el instante 

que la única forma de detenerlo

 fué el silencio”

Anuncios