Etiquetas

,

“La Organización Médica Colegial (OMC) de España promulgó su primer Código de Ética y Deontología Médica en 1978, al amparo de la Constitución de 1976, que establece el reconocimiento y la necesidad de regular los colegios profesionales y el ejercicio de los profesionales titulados.

Dicho Código fué actualizado en 1990 y 1999, siendo éste de 2011 el primer código de deontología médica del siglo XXI.

Este Código sirve para confirmar el compromiso de la profesión médica con la sociedad a la que presta su servicio.”

Asi comienza el Preámbulo del Código de Deontología Médica (CDM) que fue presentado en el Colegio de Médicos de Navarra el pasado 24 de Abril de 2012.

Era Octubre de 2001 cuando asistí a una jornada, convocada por el Hospital de Navarra, cuyo título era “Decisiones para el final de la vida”. Desde entonces uno de mis “temas de interés”, como etiquetan los perfiles de las redes sociales, es la Bioética.

El bagaje profesional y la experiencia personal me han demostrado que antes o después los dilemas éticos se cuelan en la actividad médica diaria, y se quedan ahí, esperando una respuesta.

Un Codigo Deontológico es el bastón, la herramienta, el soporte para poder tomar las decisiones más coherentes y honestas posibles.

Tal y como se comentó en la sesión del pasado mes, este Código no solo está hecho por y para los médicos, también es nuestra tarjeta de presentación hacia la sociedad.  

Desde la definición del primer artículo:

“La Deontología Médica es el conjunto de principios y reglas éticas que han de inspirar y guiar la conducta profesional del médico”,

pasando por declaraciones rotundas como las del artículo quinto:

“La profesión medica está al servicio del ser humano y de la sociedad. Respetar la vida humana, la dignidad de la persona y el cuidado de la salud del individuo y de la comunidad son los deberes primordiales del médico”

se van desgranando los sesenta y seis artículos que contiene este interesante documento. Se puede leer y descargar desde la solapa de Ëtica y Deontología de  la página web de la Organización Médica Colegial https://www.cgcom.es/

Hay dias, sin embargo, en los que encuentras la enfermedad vayas donde vayas, y este bombardeo acaba por sobrepasar tu capacidad de comprensión y asimilación. Hay un momento muy preciso en el  que sientes que no podrás escuchar un solo síntoma más sin estallar. Ese es el momento en el que  hay que apartarse a un lado y descansar.

Como dice el sabio refranero: “cada día trae su afán”. Otro día hablaremos del Burnout.

Anuncios