Etiquetas

Este libro llevaba esperándome en la estantería algo más de un año. Llegó a mis manos como regalo de un compañero de trabajo, fanático de los libros como yo… pero diferente.

Hasta en esto de los libros hay distintas “tribus”: los locos por los clásicos, los  implacables seguidores de best-sellers, los enamorados de la poesía, los perseverantes de la novela histórica, los incondicionales de la novela negra, los sesudos ensayistas, los tranquilos new-age, y los fanáticos de las sagas. Seguro que me dejo a alguien en el tintero, vayan por delante mis excusas.

Estos últimos, los fanáticos de las sagas, se mueven, según mi opinión, en un círculo bastante definido en edad e intereses, y son un sector muy demandante dentro del mercado editorial actual. No hay más que observar cómo en los últimos años se multiplican las lecturas “por entregas”, y muchos libros de los que han estado en los anaqueles de los diez más vendidos, en ficción o en novela fantástica, ya tienen una segunda parte, ¡o una tercera!.

Pues bien, mi joven compañero de trabajo que, entre otras lecturas, es un ávido lector de sagas, dejó en mis manos este libro como regalo. Tengo que confesar que aunque se lo agradecí mucho, un libro siempre es uno de los mejores regalos, caí en el error de  no prestarle la suficiente atención. Y lo dejé en la estantería de “pendientes”.

La pasada semana, cuando terminé de leer las andanzas del primer forense chino, me plantée rescatar este regalo. Me habían llegado críticas favorables por diversos cauces, e incluso la noticia del estreno de la película basada en la novela.

Y me ha gustado. Describe una sociedad distópica (anti-utópica), llamada Panem (antigua Norteamérica) en la que anualmente se celebran “Los Juegos del Hambre”, una hipócrita y sangrienta celebración que reafirma la tiranía de un poder central (El Capitolio) sobre los doce distritos que integran la población. Los jugadores: niños elegidos al azar entre 12 y 18 años. El objetivo de los Juegos: sobrevivir matando a los restantes jugadores, hasta que sólo quede uno…

Creo que una amiga tiene las otras dos entregas…

Anuncios