Etiquetas

, ,

Este libro es un préstamo que voy a devolver con rapidez a su dueña,  no tanto por la inquietud que me provoca   tener libros  ajenos en casa, sino por la trepidante   historia, ambientada en la China imperial, que me ha obligado a  “devorar” sus quinientas y pico páginas.

En la página web de la novela la presentación es la siguiente:

” En la antigua China sólo los jueces más sagaces alcanzaban el título de lectores de cadáveres, una élite de forenses que, aun a riesgo de su propia vida, tenían el mandato de que ningún crimen quedara impune. Cí Song fue el primero de ellos.

Vive la extraordinaria aventura de un joven fugitivo, desde sus comienzos como enterrador en los terribles Campos de la Muerte hasta su ingreso en la elitista academia Ming. Una historia de honor y superación, de crímenes y pasiones, en la corte más poderosa de la tierra.”

El personaje  protagonista, el primer forense de China, está basado en un personaje real, y  el autor desarrolla  su historia con una prosa excelente, tanto en el ritmo como en su minuciosidad descriptiva, rabiosamente visual.

Recomendable.

Anuncios