Llevábamos años oyendo hablar del fin del mundo y de los desastres naturales que sucederían en el año 2012.

Pero pese a los oscuros pronósticos,  en  Enero  estrenamos el año con la esperanza intacta, porque la vida es más fuerte que las predicciones.

 

Para los chinos éste es el año del “Dragón bajo la lluvia” y aunque este animal representa la buena suerte y el éxito, también  trae consigo tiempos agitados, tiempos de cambios…

No recuerdo haber vivido otro comienzo de año como el de este  2012; veo surgir las situaciones críticas a mi alrededor como si hubieran estado esperando el paso de hoja en el calendario.

Todo está en fase de revolución, todo se mueve, y a veces mantener la serenidad es difícil… ¡y eso que tengo más años y más recursos!

Y sin embargo, a la par de los momentos duros, siguen apareciendo señales de esperanza, explicaciones con las que poder contestar a las preguntas sin respuesta. Sólo hay que estar atentos para poder verlas.

Anuncios