Etiquetas

,

Este fin de semana he asistido al primero de los dos talleres de formación en Apoyo Emocional “Darme cuenta”.

El curso ha llegado en el momento adecuado, como sucede muchas veces en la vida, y me he subido al “tren”.

En la entrevista para poder acceder a la inscripción experimenté en primera persona la técnica que utilizan estas facilitadoras del apoyo emocional: la “escucha activa” de Carl Rogers.

Carl Rogers, psicólogo estadounidense, fue uno de los pilares de la psicología humanista que surgió en Estados Unidos en la década de los 60, como “tercera fuerza”  (Abraham Maslow), frente al conductismo y al psicoanálisis  imperantes en aquel momento.

Rogers desarrolló una terapia centrada en la persona, siendo la empatía la herramienta fundamental de comunicación entre  “cliente” y  terapeuta.

Mi conclusión de estos dos días es que la escucha activa es una técnica de apoyo emocional que ayuda al “cliente” a resolver las situaciones  conflictivas  con sus propios recursos, y es una fuente  de  crecimiento  personal para el terapeuta.

Más que una técnica yo diría que es un arte.

Anuncios