Etiquetas

Hace algo más de una semana que me he reencontrado con Laly, una mujer llena de vida, canaria y homeópata para más señas, a la que conocí hace cuatro años en mi escapada “taoista” a las islas.

Por vínculos  de la vida  ella está visitando la península con frecuencia, así que hemos retomado la amistad que dejamos pendiente cuando nos conocimos.

Con la complicidad de una infusión y de una Guinness, estuvimos charlando toda una tarde,  recuperando recuerdos, compartiendo actitudes y contándonos la trayectoria de nuestras vidas.

Así que cuando ella supo de mi interés por las “piedras” me habló del emblema de la isla de Gran Canaria: el Roque Nublo.

Se conoce como periodo Roque Nublo al que formó la isla de Gran Canaria hace ocho millones de años. Este roque es una enorme roca de 80 metros de altura que señala el centro geográfico de la isla, y que se eleva 1.813  metros sobre el nivel del mar. Fue lugar de culto aborigen hace siglos y basta con acercarse para sentir su energía.

Cerca de este roque se encuentra el Roque Bentayga un pitón basáltico típico de la estructura geológica de Gran Canaria. Su altura es de 1.404 metros sobre el nivel del mar.

En el lado oriental de la base de este roque se halla el llamado “almogarén del Bentayga”. Es una curiosa construcción excavada en la roca, de planta cuadrada.

En el peculiar almogarén encontramos una cazoleta (grabado circular excavado en la roca) de 0,72 de diámetro. Colocándonos en este punto y mirando dirección Este veremos  un promontorio rocoso de unos 5m de altura en cuya parte más alta se encuentra una muesca en forma de V. Un observador situado en la cazoleta y que mire hacia la muesca vería  sobre el almogarén un juego de luz y sombra en forma de V durante la salida del sol en los equinoccios.

Entre el Roque Nublo y el Pico de Las Nieves,  visibles desde cualquier punto del almogarén, tenemos todos los puntos de las salidas de la Luna Llena en relación con el solsticio de Verano durante la época prehispánica. Estamos ante la posibilidad de que el yacimiento fuese utilizado  como observatorio lunar alrededor del 400 d.c  (esta hipótesis está apoyada por  las dataciones en C14 que se hicieron en los yacimientos cercanos).

Otro fenómeno digno de mención es que desde el centro del almogarén y mirando hacia el Pico de Las Nieves, el punto más alto de la isla, se vería aparecer a Sirio (estrella de los caniculares) en la época aborigen.

En el mismo conjunto encontramos varias cavidades que sirvieron a los antiguos canarios para depositar a sus difuntos. Muchas de ellas conservan el material de piedra seca que servía para sellar las cuevas.

Un muro de piedra que recorre la base del roque por sus lados este y sur podría delimitar el espacio sagrado, aunque otras fuentes apuntan su utilización como baluarte defensivo.

Con este impresionante conjunto natural estreno una nueva categoría, “Lugares”, sitios especiales que ya conozco o que me encantaría conocer.

Y éste tendré que visitarlo, ¡al menos para colgar una foto mía en esta entrada!. He visto fotos que con la suficiente distancia encuadran Nublo, Bentayga … y el perfil del Teide en la lejanía…

Anuncios