Etiquetas

Ayer tarde me escapé, cámara en mano, a pasear un rato por la ciudad.

Miré hacia lo alto

Me planté en mitad de la avenida

Encontré señales de una fiesta nocturna

Y vi  hojas por todas partes.

Traté de captar en una imagen todas estas sensaciones, hasta que  la luz desapareció … es la sorpresa de estos primeros atardeceres  de Noviembre en los que de pronto  falta una hora…

Esta mañana, de camino al trabajo, me he detenido en un semáforo en rojo.

Durante la espera  contemplaba las aceras, la calzada, la hierba de las medianas, todo sembrado de hojas amarillas.

De pronto  una racha de viento ha zarandeado mi coche,  y he escuchado el movimiento de centenares de hojas, que rodaban huyendo despavoridas de un peligro que en ningún lugar se percibía. Cuando el golpe de viento ha cesado, y a ras de suelo ha regresado la paz, he vuelto a mirar hacia el frente, y en el cielo gris he visto la silueta de un milano planear sobre los edificios…

Y esta tarde, junto con dos compinches, he saltado y pateado sobre  los montones de hojas crujientes… ¡antes de que la lluvia y los servicios de limpieza nos priven de ese placer!.

Anuncios