Etiquetas

Una adolescente de diecinueve años llega a la isla de Chiloé enviada por su abuela.  El objetivo de este viaje  es ocultarla en casa de un viejo amigo y así hacerla desaparecer para  quienes le siguen la pista…

Maya, que así se llama la adolescente, no es una chica convencional. Ha vivido las experiencias más duras que pueda vivir una “gringita” de su edad.

Chiloé es una isla tranquila, de gente sin lujos, donde el ritmo es lento,  la moneda el trueque y se vive al paso de las estaciones.

Si añadimos pinceladas dolorosas de la reciente historia de Chile, algún toque de magia y personas  anónimas que pelean por un mundo mejor, el escenario está “servido”.

Un bonito libro.

Un anticipo:

“Estoy en Chile, el país de mi abuela Nadia Vidal, donde el océano se come la tierra a mordiscos y el continente sudamericano se desgrana en islas”

“Mi abuela diría que le estoy dando tiempo a mi alma de llegar a Chiloé. Cree que los viajes en jet no son convenientes porque el alma viaja más despacio que el cuerpo, se queda rezagada y a veces se pierde por el camino; ésa sería la causa por la cual los pilotos, como mi papá, nunca están totalmente presentes: están esperando el alma, que anda en las nubes”

“La felicidad es jabonosa, se escurre entre los dedos, pero a los problemas uno puede aferrarse, tienen asidero, son ásperos, duros”

Anuncios