Etiquetas

Viajar es una adicción, una pasión, una necesidad vital que se lleva en la sangre. Para mi es todo esto y mucho más…

Acabo de regresar de una escapada de cinco días a Italia con una amiga…

No se viaja con cualquiera. Viajar a dos supone compartir todo el tiempo con alguien, y esto no siempre resulta. Los ritmos  tienen que ser compatibles, los gustos, las pequeñas rutinas y las manías del día a día tienen que encajar suavemente y entonces todo irá bien.  

Las dos teníamos claro que no íbamos a llevar un ritmo de turista ansioso que desea ver todo lo visible en un tiempo record. El pacto era callejear por Florencia … y lo hemos conseguido!

Hemos visto los imprescindibles …

incluyendo el David, pero no dejaban hacer fotos…

Sin perdernos los pequeños detalles…

sin esquivar la emoción…

disfrutando de los pequeños placeres …

y concluyendo que Florencia es una ciudad de bicis, con olor a cuero y plagada de  turistas…. como nosotras!

 

 

 

 

 

 

 

¡Ah bella Italia, espero regresar pronto!

Anuncios